martes, 9 de abril de 2013

Apuntes sobre Situación Latinoamericana


Imperialismo vs Latinoamericanismo

¿Qué le puso freno al proyecto financiero-neoliberal del Imperialismo?

Desde hace una década América Latina viene atravesando un proceso de cambios profundos que ha permitido ponerle un freno concreto a las aspiraciones del Imperialismo norteamericano en nuestra región. Esto fue posible principalmente a tres factores:
  • Las rebeliones de los pueblos contra el Neoliberalismo. Venezuela (2002), Argentina (2003), Bolivia (2003, 2005), Ecuador (2005)
  • Asumen Gobiernos progresistas y se impulsa la integración regional. Teniendo como punto de inflexión el freno al ALCA en Mar del Plata (2005) y la consolidación de organismos como UNASUR (2008) y CELAC (2010);
  • La multipolaridad, entendiendo por esto el desarrollo de nuevas potencias emergentes, encabezadas por el BRICS, lo que le ha dado oxigeno económico y político a los procesos que surgieron en nuestra región.
Es por este motivo que la contradicción principal en América Latina es Imperio-Región, ya que la forma de frenar al imperialismo y consolidar avances significativos en nuestros países fue en el marco de la integración regional que se viene desarrollando. 

¿Cómo está el tablero político? Los distintos bloques

En esta última década se han consolidado tres bloques bien claros y definidos: 

Bloque Financiero-Neoliberal: expresado en los gobiernos de la Alianza del Pacífico Colombia, Perú y Chile, México y Centroamérica.
Con todos ellos, EE.UU tiene firmados Tratados de Libre Comercio (TLC)

Bloque Neo-desarrollista: expresado en el Mercosur, principalmente en los gobiernos de Brasil y Argentina (los únicos dos países de UNASUR que están en el G-20). 
Este bloque es anti-neoliberal, pero no es anti-imperialista.

Bloque Socialismo del S.XXI: Expresado en el ALBA (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Cuba) que a pesar de las distintas experiencias, tienen como horizonte concreto la construcción del Socialismo, donde se hace hincapié en un mayor protagonismo popular, en procesos constituyentes y en el trabajo sistemático por la consolidación de un Estado productor.

Es importante ver que los últimos dos bloques vienen haciendo causa común para ponerle freno al Neoliberalismo. De hecho es el sector Neodesarrollista, por su peso político y económico, el que viene desequilibrando la balanza a favor del proceso de integración regional.

¿Cuáles son los objetivos y la estrategia del imperialismo?

El proyecto financiero-neoliberal encabezado por EE.UU, luego de la derrota por imponer el ALCA, ha trazado dos objetivos:
-Objetivo Principal: Consolidar su dominio geo-político sobre el Océano Pacífico, territorio que no está dispuesto a ceder bajo ningún aspecto; y esto hay que entenderlo en el marco de una estrategia global. Sostener el equilibrio regional.
-Objetivo Secundario: Desestabilizar al “Socialismo del S.XXI”, evitando su influencia regional y potencial radicalización.

Para el cumplimiento de estos dos objetivos el imperialismo está trabajando con dos tácticas generales:

1) A corto plazo, la consolidación del bloque financiero-neoliberal, que trate de impedir los significativos avances regionales de organismos como la Celac y Unasur; y la desestabilización de los gobiernos del bloque “Socialismo del S.XXI” y su periferia, trabajando principalmente en el financiamiento de los sectores pro-norteamericanos a través de la USAID, o bien, en el método que empieza a mostrarse como tendencia: Golpe Institucional con base insurreccional.

2) A largo plazo, una estrategia de creciente militarización: donde encontramos la reactivación de la IV Flota, más de 70 bases militares, “cooperación” con distintos Ejercitos, la guerra en Colombia y el despliegue de 10.000 marines en Haití.
Sin embargo, entendemos que en el marco de la situación política mundial (ver Apuntes Situación Internacional), el imperialismo tiene otras prioridades, por lo que una intervención militar directa en el actual escenario regional es muy poco probable.

¿Dónde se juega esta disputa y cuáles son los desafíos?

Sin desconocer la creciente estrategia de militarizar la región, la disputas entre estos dos bloques seguirán estando en el plano político-institucional, tanto en los organismos supra-estatales (OEA, CELAC, UNASUR), como en los distintos ámbitos nacionales.

El desafío central que atraviesa el proceso de integración latinoamericano es construir una Nueva Institucionalidad:

· En lo político, consolidar la CELAC, UNASUR y las distintas iniciativas que surgieron (Consejo de Defensa Sudamericano, el Consejo Electoral, etc…); debilitando los organismos que dirige el imperialismo clásico como son la OEA, CIADI, etc. 
Evitando que estos proyectos de integración se conviertan en foros de discusión e intercambio; y trabajando para que las distintas causas nacionales (la salida al Mar a Bolivia, el reclamo de las Malvinas, Guantánamo, el bloqueo a Cuba, el conflicto entre Chevron y Ecuador, etc), sean una causa común y latinoamericana.

· En lo Económico, ampliar todos los proyectos de integración que debiliten los TLC (Mercosur, Alba, Sucre, PetroCaribe, etc). 
Avanzando en la consolidación de una estructura financiera independiente del imperialismo con el re-impulso del Banco del Sur, evitando el endeudamiento de organismos como el FMI y el BID. En este sentido, la región de avanzar en la consolidación del Bloque Sur-Sur.

Proyecciones de cada Bloque:

1) El bloque Neodesarrollista, principalmente Brasil y Argentina, son fundamentales para sostener el equilibrio de la actual contradicción política. En ninguno se esperan recambios drástricos en la política exterior al corto plazo. 
Este bloque es el que pone los límites tanto en el enfrentamiento al imperialismo, como a un mayor avance imperial. Digamos que es el bloque, que por su propio peso específico, equilibra las fuerzas. Teniendo para eso como principal aliado continental al bloque del ALBA.

2) El bloque Socialismo del S.XXI, está atravesando un proceso de avances (consolidación de los distintos Gobiernos Populares) y retrocesos (Golpes en Honduras y Paraguay).
- El imperialismo norteamericano sabe la importancia vital que tiene Venezuela en el tablero regional y por tanto va a tratar de aprovechar el fallecimiento de Hugo Chavez (más allá de la arrasadora victoria electoral del próximo 14-A). Sin embargo, una intervención en lo inmediato podría implicar una radicalización del Chavismo, cosa que el Imperialismo no desea bajo ningún aspecto. 
Por eso está trabajando en un Plan que tienda a debilitar al Gobierno Bolivariano a mediano plazo: 
a) Dividir al Chavismo 
b) Unir la oposición 
c) Romper la unidad político-territorial del país 
d) Sabotajes económicos 
e) Denunciar el marco legal para futura intervención
-En Ecuardor y Bolivia, los procesos se va a tender a consolidar debido a que no existe una oposición unificada que puede mostrarse como alternativa real a la propuesta que viene desarrollando, sin embargo, a diferencia de Venezuela la relación con los movimientos sociales es mucho más contradictoria.
a) Ecuador, el gran triunfo electoral le da mayoría legislativa para avanzar en leyes de carácter progresivo que estaban trabadas producto de la relación de fuerza anterior.
b) Bolivia, se prepara para las elecciones presidenciales en el 2014, va a haber un procesos de creciente polarización. Existiendo un debate público si es posible la Reelección de Evo, una creciente agudización de las relaciones con Chile, etc.

3) El bloque Financiero-Neoliberal, viene presentando un aumento de la conflictividad social en sus país, ya que los TLC generan situaciones desfavorables y procesos de privatización que implican una quita de derechos a las mayorías. De hecho, aunque por diversos motivos y en distinto grado en la mayoría de esos países (principalmente México y Colombia) existen zonas liberadas por la guerrilla insurgente y grupos para-militares donde el Estado no tiene presencia.
Por otro lado, las disputas políticas se polarizan entre bloques que no están dispuestas a romper la alianza con el imperialismo yanqui: en Colombia, Uribe o Santos; en Perú, Humala o Alan García; en México, Calderón o Prieto. El caso particular es Chile, donde la polaridad se va encontrar entre el modelo de Piñeira o Bachelet, ya que si llega a ganar esta última, más allá de no modificar la política económica, cambiaría la política exterior, mejorando la relación de fuerza para los integracionistas.
  

Los debates que se están dando en el seno del movimiento popular en América Latina 
frente a los distintos bloques son fundamentalmente dos:

1) ¿Cómo relacionarse con los distintos Gobiernos Progresistas? 

2) ¿Cómo construir la unidad de las fuerzas democráticas, populares y revolucionarias cuando Gobiernan  los Neoliberales?
  

ANEXO – Elecciones presidenciales

- Elecciones en Paraguay 2013: se polariza entre Partido Colorado y el Partido Liberal. Las opciones populares y progresistas van fragmentadas. El Frente Guazú, donde se aglutinó la resistencia contra el golpe institucional se encuentra dividido y debilitado.

- Elecciones en Chile 2013: Una tendencia favorable a Bachelett sobre la expresión de Piñeira

- Elecciones en Honduras 2013: Una tendencia favorable a la fuerza que expresa Zelaya sobre Lobo

- Elecciones en Uruguay 2014: Ganaría el Frente Amplio, viene bajando la intención de voto. Hay que ver como se dan las internas dentro del F.A.

- Elecciones en Brasil 2014: Volvería a ganar el PT (suma importancia para el equilibrio regional)

- Elecciones en El Salvador 2014: El FMLN (Sanchez Cerén) y se presentan dos coaliciones de derecha.

- Elecciones en Colombia 2014: Santos-Uribe. Las fuerzas progresistas, democráticas y revolucionarias van separadas.

- Elecciones en Argentina 2015: El escenario está muy abierto: 
a) Reforma Constitucional y Re-elección de CFK. 
b) Recambio ordenado: entra un Gobernador afín al Kirchnerismo 
c) El PJ se fractura, las elecciones se dirimen entre el FPV y el Peronismo Federal.

- Elecciones en Nicaragua: Gobierna Ortega por el FSLN hasta el 2016.