viernes, 10 de agosto de 2012

SIRIA, la piedra en el zapato de los EEUU


Siria representa la piedra en el zapato de los EE.UU. en la zona de Oriente Próximo; el ultimo obstáculo a franquear para acceder a los recursos iraníes.
Sin ir mas lejos en Siria (que dicho sea de paso es el principal enemigo de Israel) se están produciendo los mismos hechos desestabilizadores que sucedieron en Libia, bajo la denominación de “revueltas populares contra el régimen tiránico de Al Assad” por parte de la prensa occidental (cualquier parecido con Libia es mera coincidencia).
Es de público conocimiento que EE.UU. viene desde hace ya varios años intentando hacer en Irán lo mismo que logro hacer en Irak.
Siria, cuyo ejército tiene una alianza estratégica con Irán desde 1987, no posee grandes recursos minerales ni muchas reservas y producción de petróleo (a diferencia de Libia que es miembro fundador de la OPEP en 1962), de hecho importa parte del gas que consume ya que, sin bien tiene reservas importantes, su producción no alcanza para el autoabastecimiento.
Entonces ¿Qué motiva una posible intervención de la OTAN a este país?

Resulta ser que Siria es un objetivo aun más inmediato que Irán, dado que se necesita neutralizar una posible convergencia masiva de guerrilleros islámicos provenientes de Siria o el resto de Medio Oriente a Irán en caso de que este sea invadido.Además, evitar que las FuerzasArmadas Sirias (unas de las más grandes de la región con unos 320.000 efectivos activos y una reserva de 354.000 soldados) salga a combatir apoyando a los iraníes.
Para esto los EE.UU. y la Unión Europea  están utilizando la misma estrategia que en Libia: el financiamiento de grupos opositores al gobierno, el aprovisionamiento en armas y equipos para los grupos armados opositores, y una campaña internacional de desprestigio hacia el gobierno de al Assad.
La Casa Blanca incluso llega a contradecir sus propios principios al decir que apoya las “revueltas populares de la población civil y pacifica” que demanda una reforma política y la derogación de la ley de emergencia, vigente desde 1963 (reformas que ya han sido aprobadas por el presidente de la nación Bashar al Assad el año pasado, cosa que no se ha dicho), mientras que a la vez la Secretaria de Estado norteamericano Hillary Clinton ha reconocido que Al Qaeda y otras organizaciones en la “lista de terroristas” de EE.UU. están apoyando a la oposición siria. Clinton dijo:“Tenemos un conjunto muy peligroso de actores en la región, de Al-Qaeda, de Hamas, y los que están en nuestra lista de terroristas, sin dudas, apoyan  y dicen apoyar a la oposición [en Siria]. " En resumen, están apoyando y financiando a terroristas.
Esta declaración de Clinton se puede deber a la postura adoptada por Rusia y China quienes, siendo aliados de Siria (el 98% del armamento adquirido por Siria en los últimos años proviene de estos dos países),ya han dicho que vetaran cualquier propuesta de intervención militar extranjera en este país.
Desde mediados de marzo del 2011, grupos armados con el apoyo secreto de inteligencia occidentales e israelí, han llevado a cabo ataques dirigidoscontra edificios del gobierno, incluidos actos de incendio premeditado. Según el informe de la Misión de Observadores de la Liga Árabe,“hombres armados entrenados y francotiradores mercenarios, han dirigido ataques a la policía, las fuerzas armadas y a civiles inocentes.
Mientras tanto, los aliados de Estados Unidos del Golfo, Arabia Saudita y Qatar, han emitido declaraciones por separado de que están dispuestos a enviar armas a Siria para apoyar la insurrección contra el gobierno de Damasco (algo que de hecho ya están haciendo junto con Turquía e Israel).
Declaraciones de funcionarios de Arabia Saudita confirman que Riad apuesta por cambiar el mapa político sirio, y aunque anunciaron que proporcionarían 100 millones de dólares para ayudar a las bandas armadas, incluido el llamado Ejercito Libre Sirio, las cifras pueden ser mayores según expertos.
En mayo pasado, la agencia israelí Debka denunció que el Gobierno estadounidense  aprobó en secreto el envío de armas antitanques a la oposición que llevan más de un año intentando derrocar a Al Assad.
La agencia precisó además que los armados, cuyos últimos ataques afectaron considerablemente a los tanques pesados Assad T-72, tienen en sus manos armas antitanques de tercera generación, específicamente 9K115-2 Metis-M y Kornet-E, suministradas por las fuerzas militares estadounidenses.
Según Clinton, el único apoyo estadounidense han sido 52 millones de dólares en ayuda humanitaria ymédica y un paquete de asistencia que incluye “equipos de comunicaciones", con el objetivo de apoyar la unidad de la “oposición pacifica”.
"Estoy a favor de que se provean armas a la oposición", afirmó durante una visita a Afganistánel senador John McCain, quien a la vez acusó a Rusia e Irán de armar a Assad.

Su llamado fue apoyado por la senadora Lindsay Graham, así como por una carta abierta al presidente Barack Obama, del Partido Demócrata, redactada por dos grupos de derecha proisraelíes, la Iniciativa de Política Exterior y la Fundación por la Defensa de las Democracias, firmada por más de 40 analistas y escritores, la mayoría prominentes neoconservadores.

"Dados los intereses estadounidenses en Medio Oriente, así como las consecuencias para los que buscan la libertad en otras sociedades represivas, es imperativo que Estados Unidos y sus aliados no descarten ninguna opción, incluyendo la intervención militar", reza la misiva.

A pesar de los numerosos intentos de unir a la oposición en un solo movimiento, permanecen significativas brechas entre varios sectores.Aun el Consejo Nacional Sirio, por lo general considerado por Occidente y la Liga Árabe el representante oficial de la oposición, ha sufrido fraccionamientos sobre la cuestión de una eventual intervención extranjera.
Los que se oponen a cualquier tipo de intervención se han aglutinado en el Comité deCoordinación Nacional, liderado por Haytham Al-Manna, quien mantiene independencia formal del Consejo.
El portal WikiLeaks reveló un cable confidencial con mensajes diplomáticos reservados de EE.UU. que señalan que el Departamento de Estado ha canalizado hasta seis millones de dólares a una emisora opositora al Gobierno del presidente sirio desde 2006, para la operación del canal por vía satélite y la financiación de otras actividades dentro de Siria. También financia la estación de televisión Barada, con sede en Londres, que comenzó sus transmisiones en abril de 2009 y ha intensificado su labor “con la cobertura de protestas callejeras” que se registran actualmente en Siria.



En marzo de 2011, un ciudadano de nacionalidad egipcia-estadounidense, que fue detenido en medio de hechos de desestabilización registrados en Siria, confesó en declaraciones a una televisora que había recibido dinero por parte de extranjeros para tomar fotos que muestren convulsión en la nación árabe y con ello generar caos. Al mes siguiente se efectuó la detención de tres personas de nacionalidad siria, que efectuaron actos de sabotaje y destrucción a instituciones públicas y estatales y abrieron fuego contra ciudadanos y hombres de seguridad. Ellos declararon que seguían ordenes de una parte exterior, específicamente del diputado libanés Yamal Al-Yarrah, miembro de la corriente Al-Mustakbal (el Futuro) presidida por el actual primer ministro en funciones Saed Al-Hariri, quien les proporcionaba armas y dinero.


En fin, las intenciones de los países de la OTAN de invadir Siria se ven atoradas. Mas allá de la crisis financiera que golpea a Europa y que les impediría sostener una invasión al país Persa (tener en cuenta que esta sería mucho mas compleja que la invasión a Afganistán o Irak), lo cierto es quela negativa de China y Rusia a la misma es el principal obstáculo.



ANEXO:

Si bien su economía depende mayormente de la producción del petróleo, esta es modesta y suele recurrir a Irán como suministrador ya que su producción es deficitaria. También tiene producción de gas natural y posee reservas importantes de esta.
Siria mantiene unas relaciones tensas con su vecino Israel, al cual no reconoce como estado. Estas rispideces se agravaron luego de la guerra de los 6 días de 1967 en la que los israelíes ocuparon los Altos del Golán (ver anexo…)  y los anexó en 1981. Esta es una meseta estratégica desde el punto de vista militar ya que, siendo una altiplanicie de entre unos 500m y 1.300m de altura, constituye un obstáculo natural que dificulta (pero no imposibilita) el paso de la infantería y los vehículos de combate. Esta región además suministra el 30% del agua que consumen los israelíes[1].



En 1982 el gobierno israelí tomo la decisión de forzar a los habitantes sirios de los Altos del Golán a convertirse en ciudadanos israelíes. La población local se negó a adoptar la nacionalidad israelí y respondieron con una huelga general, quemando sus identificaciones y boicoteando los productos israelíes. Tras seis meses, los sionistas fueron reforzados a retractarse y mantener la ciudadanía siria.
La devolución de los Altos del Golán fue objeto de varias rondas de negociación indirectas entre ambas partes pero estas consultas, realizadas en 2008 con la mediación de Turquía, se vieron atascadas a causa de discrepancias y cesaron por completo tras el inicio de la operación militar israelí en la Franja de Gaza.
Si bien Siria reclama el inicio nuevamente de las negociaciones de paz, previo la devolución de los territorios ocupados, el actual ministro de relaciones exteriores de Israel Liberman respondió: “si quieren la paz, perfecto. Pero tenemos que hacerles entender que deben dejar de soñar con el Golán”.
Siria resulta ser el principal enemigo para Israel.
Posee una de las fuerzas armadas más poderosas de Oriente Próximo, con unos 320.000 efectivos activos y una reserva de 354.000 soldados, y tienen el servicio militar obligatorio de una duración de 24 meses.
Entre su material bélico podemos encontrar: tanques T-55, T-62, T-72 (4.600 en total); vehículos de exploración de infantería BRDM-2 (800); vehículos de infantería BMP-1, BMP-2, BTR-50/-60/-70/152 (3.900 en total); piezas de artillería y de artillería autopropulsada M-1931, M-1938, D-30, M-46, D-20, M-1937, S23, 2S1, 2S3 (1.960 en total); además de una gran cantidad de granadas autopropulsadas y misiles antitanques como las RPG-7, RPG-29, AT-3, AT-4, AT-10, AT-14 (más de 6.000); y múltiples piezas de artillería antiaérea ZSU-23-2, ZSU-23-4, S-60 (2.000 en total), y misiles antiaéreos SA-7, SA-8, SA-13, SA-14 (mas de 4.300). Cuenta también con unos 400 aviones de combate MiG-21H/J/U, MiG-23BN/UM, MiG-29A/SMT/UB, 45 interceptores MiG-25R/U, MiG-31E, 70 aviones de ataque a tierra Su-22F y Su-24, y unos 90 helicópteros de ataque Mi-2, Mi-24, SA-341.
Tras el apoderamiento de Irak solo quedan dos países fuera de control en el tablero: Siria e Irán.
Siria es un objetivo aun más inmediato que Irán, dado que se necesita neutralizar una posible convergencia masiva de guerrilleros islámicos provenientes de Siria o el resto de Medio Oriente a Irán en caso de que este sea invadido.
Para esto, Israel ya recibió luz verde desde Washington, hecho que quedo demostrado el 6 de septiembre de 2007 con el bombardeo por parte de aviones israelíes de un objetivo militar sirio en las cercanías de Tel al Abiad, realizado por 8 F-16 escoltados por 6 F-15, debido a sospechas de que se estaba construyendo un reactor nuclear.
Ya hay una campaña de acción mediática para justificar una operación militar contra Siria: “Siria amenaza la seguridad de sus vecinos y esta en posesión de armas de destrucción masiva”; “la situación de Medio Oriente esta amenazada por una red internacional del terrorismo islámico con bases en Siria”, etc., etc…
Junto con los aliados norteamericanos se puede realizar una acción militar envolvente contra Siria (Turquía en el norte, Irak en el oeste y Jordania e Israel en el sur), para establecer allí un régimen títere funcional a la estrategia judeo-norteamericana en la región.
Ya esta despejado el camino a los ataques aéreos, solo queda despejar el de las operaciones terrestres.




[1] El 60% del agua que consumen los sionistas proviene de territorios ocupados.